Terapia Ocupacional

Se encarga de la promoción, evaluación e intervención de las actividades diarias, es decir, ocupaciones como el trabajo / escuela, el cuidado personal, el ocio y el juego. En este caso, se realiza en niños y adolescentes con desarrollo típico, retraso del desarrollo psicomotor, trastornos de la integración sensorial, trastornos del espectro autista y alteraciones neuromotoras, en cualquiera de sus “roles ocupacionales”, como jugador, estudiante, compañero, amigo o miembro de la familia. Terapia Ocupacional consiste en la utilización de actividades terapéuticas, para mejorar el auto-cuidado, el juego y las actividades escolares con el fin de mejorar las capacidades sensoriales, físicas, académicas, sociales y emocionales del niño.

Se entiende desde la teoría de la integración sensorial (IS), originalmente desarrollada por A. Jean Ayres, y se centra en el procesamiento neurológico de la información sensorial. La intervención basada en la teoría clásica de IS utiliza las entradas sensoriales de acuerdo con las necesidades del niño, en donde se modifica las características del ambiente para alcanzar los objetivos de modulación sensorial relacionada con el comportamiento, la atención y las interacciones sociales. Las actividades están destinadas a ayudar al sistema nervioso a modular, organizar e integrar la información del ambiente dando como resultados respuestas adaptativas.

Es la entrega de oportunidades especializadas de juego y exploración a los niños, desde sus primeros meses de vida, que promueven el desarrollo de forma global; tanto del área sensorio-motriz, como socioemocional y cognitiva-lingüística. Su importancia radica en su influencia directa en la formación de redes neuronales, sobre todo dentro de los primeros 5 años de vida. Se plantea como estrategia en todos  los niños, para potenciar al máximo su desarrollo.